El 20 de julio: independencia, discursos y un segundo round

Tras el 20 de julio un jueves festivo, estos son los tres tipos de reacciones a tener que madrugar el viernes siguiente. Fotografía: Revista Semana

Primera parada: San Andrés

El tradicional desfile militar del 20 de julio tuvo lugar en San Andrés para celebrar el fallo de La Haya a favor de Colombia. En el discurso posterior, el presidente Petro se refirió al mandatario nicaragüense Daniel Ortega, y dijo que el paso a seguir tras la decisión del tribunal internacional es entablar diálogos diplomáticos prontamente para dar garantías de pesca en el Caribe a los raizales.

Desde que el presidente anunció que estaría presente en la isla ayer, las redes sociales se llenaron de preguntas sobre cómo iba a cumplir con esa cita y con la obligación constitucional de inaugurar las sesiones ordinarias de la segunda legislatura del Congreso.

La respuesta: que me esperen en Bogotá

Los Congresistas se mostraron molestos con la citación en el Legislativo desde las 2 p.m. Esto porque, aunque Petro escribió a las 3p.m. en sus redes sociales que ya estaba en el Palacio de Nariño listo para la instalación, la marcha hacia el Congreso empezó a las 4:50p.m. Estuvo llena de contrastes: por primera vez no se usó la alfombra roja tradicional que conecta ambos edificios y el mandatario se mostró rodeado principalmente por mujeres destacadas en el Pacto Histórico.

Después del discurso de Alexander López Maya, presidente del Congreso durante las últimas semanas de la primera legislatura, vino el discurso de Petro, que arrancó a las 5:25p.m. y terminó a las 7:15p.m. Con tono conciliador, Petro hizo balance positivo de su gestión —poco o nada autocrítico— y una presentación de las preocupaciones que busca atacar con las reformas como necesidades materiales más allá de cualquier ideología; pasos necesarios históricamente y convenientes para todas las partes, a quienes invitó a ceder. La intención fue resaltada por la frase “yo sí voy a escuchar a la oposición aquí”, que hacía referencia a los desplantes del expresidente Duque ante todos los derechos a réplica en la instalación del Legislativo.

¿Qué dijo la oposición?

El inicio de los discursos de la oposición estuvieron a cargo de María Fernanda Cabal, del Centro Democrático, las representantes Erika Sánchez y Marelen Castllo, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción. En su turno, se refirieron a las contradicciones entre eslóganes de Gobierno y realidades del país, y rechazaron la actitud del presidente y los escándalos de su gestión. El cierre estuvo en manos de David Luna, de Cambio Radical, quien inició por agradecer la presencia del presidente en contraste a los ausentismos de Duque. Luego, dio un discurso mirando al mandatario, y enfocado en criticar a los proyectos de reforma, así como la actitud no conciliatoria en los esfuerzos por concretar su agenda y las afectaciones a la libertad de prensa mediante la estigmatización.

Curiosamente, en medio de esos dos bloques, el derecho a réplica permitió que el independiente declarado, Daniel Carvalho, pudiera pronunciarse, ya que su Partido Verde Oxígeno se declaró en oposición, en contra de la intención de sus congresistas. El ya mencionado aprovechó la obligación de pronunciarse para invitar a reformar el estatuto de la oposición nuevamente, puesto que “hay 6 partidos declarados en independencia, 76 congresistas que no tienen derecho a financiación adicional, acceso a los medios de comunicación, participación en mesas directivas o derechos a réplica como el que estoy haciendo aquí”.

La pelea por las mesas directivas

Ya iniciada oficialmente la legislatura, el Legislativo procedió con la elección de los dirigentes de cada corporación. Iván Name y Angélica Lozano, del Partido Verde, disputaron la dirigencia del Senado. El primero de ellos ganó el pulso, apoyado por los partidos declarados como de oposición o independientes —de hecho, nadie de su partido le dio un voto identificado—. Es una muy mala noticia para las propuestas de Gobierno y para iniciativas a las que se opone, como la regulación del cannabis de uso adulto —que fue el primer proyecto en quedar radicado de nuevo—, pues será quien tenga más control sobre la agenda del Congreso. Aunque María José Pizarro será la primera vicepresidenta, fue la única posición de todas las directivas que quedó para el Gobierno, y el segundo vicepresidente será Didier Lobo de Cambio Radical.

Pero no fue derrota total para el Gobierno. En la Cámara, la disputa fue liberal: el ganador fue Andrés Calle, el opcionado más cercano a la agenda de Petro, quien derrotó a Julián Peinado. Las vicepresidencias quedaron asignadas al conservador Fernando Niño y a Juan Espinal del Centro Democrático.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas