La “antropausa”: cómo la pandemia afectó la movilidad de la vida salvaje

Un coyote con expresión melancólica aparece en un pastico al lado de una carretera. En el fondo se observa el puete Golden Gate  en San Francisco.
Un coyote en San Francisco en abril de 2020. Fotografía: Shannon Stapleton/Reuters

Los confinamientos que se impusieron para limitar el contagio del Covid produjeron un fenómeno mundial inesperado conocido como la antropausa, durante la cual la actividad humana disminuyó considerablemente. Un estudio reciente aprovechó este experimento natural sin precedentes para indagar sobre el impacto de las actividades humanas en el comportamiento animal.

Gran colaboración

Mientras algunos de nosotros hacíamos sesiones de karaoke en Zoom, un grupo de unos 175 científicos de todo el mundo se pusieron de acuerdo para compartir sus datos. Antes de la pandemia, todos ellos habían estudiado los movimientos de diferentes animales poniéndoles dispositivos de localización satelital. Así, lograron juntar información de los movimientos de unos 2 300 mamíferos de 43 especies diferentes, tales como osos pardos en Alaska, osos hormigueros gigantes en Brasil, renos en Noruega, leones en Kenia y elefantes asiáticos en Birmania. Así, los investigadores pudieron comparar los movimientos de los animales en 2019 y 2020 para analizar el impacto de la antropausa en su comportamiento.

Los resultados

De acuerdo con el estudio, publicado en Science, en los lugares con las cuarentenas más estrictas, los desplazamientos de larga distancia de los animales durante un período de diez días aumentaron un 73%. Esto sugiere que los animales ampliaron sus rangos de desplazamiento en ausencia de humanos y tráfico que limitaran sus movimientos.

Por otra parte, en los períodos de tiempo más cortos se observó lo contrario. En comparación con 2019, los animales tuvieron desplazamientos más cortos en viajes de una hora en 2020. Esto sugiere que, ante la ausencia de humanos, los animales tendieron a quedarse quietos. Posiblemente, porque no necesitaron huir, pues se topaban menos con personas o carros. El estudio también encontró que los animales de las zonas con mayor actividad humana estaban, en promedio, un 36% más cerca de las carreteras durante los confinamientos.

Implicaciones

La antropausa debería hacernos reflexionar sobre el efecto que tiene nuestra presencia sobre los demás habitantes del planeta. Este estudio nos ayuda a entender cómo responden los animales a las actividades humanas y los posibles beneficios para reducir el tráfico. Incluso, restricciones temporales del tráfico vehicular, como en épocas críticas de cría o migración, podrían beneficiar a la fauna silvestre. En algunos países se han construido pasos de fauna —estructuras que le permiten a los animales cruzar de forma segura autopistas o vías férreas— que ayudan a minimizar la muerte de animales en las carreteras. Adoptar de forma más general estas estrategias permitiría mejorar los entornos, hacerlos más seguros para animales y humanos y fomentar la coexistencia de las especies.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas