Crisis económica en China

Más abandonados que esas cajas de fotocopias de la universidad que “ya casi” voy a organizar. Fotografía: Qilai Shen/Bloomberg

China es, sin duda, una de las economías más importantes del mundo. Por eso, cuando entra en crisis, hay temor global por el impacto que eso tendría sobre la economía mundial. Actualmente, la economía china enfrenta una compleja serie de retos, centrados principalmente en su sector inmobiliario.

La (finca) raíz del problema

Durante años, el mercado de la construcción fue el motor del crecimiento vía aumento del empleo y la acumulación de riqueza de la clase media. Sin embargo, el crecimiento de la población ha desacelerado y las políticas draconianas de “cero Covid” afectaron la confianza de los consumidores. Por su parte, el gobierno empezó a exigirle responsabilidad al gremio constructor, condicionando nuevos préstamos al pago de las obligaciones existentes.

Los precios de la vivienda han caído y con ella los ingresos de los gobiernos locales. Las megaempresas como Gountry Garden anunciaron pérdidas de 7 600 millones de dólares para el primer semestre del año, mientras que Evergrande solicitó protección de bancarrota en EE. UU. En 2021, la empresa dejó de pagar 300 000 millones de dólares de deuda, una de las primeras señales importantes de que el sector inmobiliario chino tenía serios problemas.

Señales preocupantes

Las cifras recientes ofrecen información adicional sobre la crisis. El gobierno chino reportó el mes pasado que el índice de precios al consumo, principal indicador de la inflación, cayó un 0,3%, lo que los analistas toman como una señal de deflación. Además, las importaciones y las exportaciones cayeron bruscamente en julio debido a la debilidad de la demanda mundial. La tasa de desempleo juvenil aumentó tanto que el gobierno decidió dejar de publicar la cifra. De esto se desprende que su estado es preocupante y que no hay solución en el corto plazo.

Impacto en América Latina

La creciente debilidad económica de China tendrá implicaciones significativas para América Latina en varias áreas debido a la dependencia de las exportaciones de materias primas. La combinación de la reducción de los ingresos provenientes de las exportaciones hacia China, la disminución de los préstamos e inversiones chinas, y los posibles costos asociados al uso del renminbi (RNB) podrían atenuar el entusiasmo por las interacciones comerciales entre China y América Latina. Simultáneamente, las vulnerabilidades financieras de los gobiernos de izquierda en la región podrían impulsarlos hacia el comercio, los préstamos y las inversiones chinas, pero bajo condiciones menos favorables.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas