Huevos inteligentes: tecnología para la conservación

Un cóndor californiano en unas rocas
Mi cara cuando me invitan a comer pizza, pero es hawaiana. Fotografía Joe Lewis.

Los cóndores son aves majestuosas que surcan los aires con sus imponentes alas, cuya envergadura puede superar los tres metros. A diferencia del cóndor andino, cuya población llega los diez mil individuos, el cóndor californiano se encuentra en peligro crítico de extinción. De hecho, en 1987, el gobierno de Estados Unidos puso en marcha un plan para salvar esta especie y capturó a los 27 individuos que quedaba en estado salvaje para protegerlos, reproducirlos y reintroducirlos a su hábitat. El programa ha sido exitoso y hoy en día hay 561 aves, 214 de las cuales se encuentran en cautiverio.

Reproducción en cautiverio

La principal estrategia de recuperación del cóndor californiano ha sido la de reproducirlos en zoológicos y reservas para luego ser liberados. Cada huevo es muy valioso y por esto los biólogos han investigado y desarrollado formas para mejorar la tasa de éxito del proceso. Los cóndores tienden a ser monógamos y durante la temporada de cría puede haber tensiones en la pareja —como en parejas monógamas de homo sapiens, por ejemplo 😉— que lleven a peleas que terminen rompiendo un huevo. Para evitar esto, los cuidadores remplazan los huevos por unos de plástico y llevan los huevos fertilizados a incubadoras donde monitorean el proceso y retornan a la cría tras la eclosión.

La tecnología entra al nido

Uno de los desarrollos más innovadores e interesantes ha sido la creación de “huevos inteligentes”. Se trata de cascarones de plástico en cuyo interior los investigadores pueden poner distintos tipos de sensores, incluyendo acelerómetros de 3 ejes, magnetómetros, termómetros y una grabadora de audio para capturar los sonidos en el nido para reproducirlos en la incubadora. Los acelerómetros son particularmente importantes para estudiar cómo y qué tanto las aves acomodan los huevos. En un estudio con aves marinas, se pudo observar que estas especies giraban sus huevos con más frecuencia que lo que se había reportado para otras especies, pero los cambios angulares eran a menudo pequeños (1-10°).

Esta tecnología dota a los zoológicos y reservas de información muy precisa que les permite mejorar el proceso de incubación de los huevos para aumentar la población de cóndores. Su utilidad se refuerza justamente en un momento en que los cóndores californianos enfrentan un riesgo adicional por una nueva cepa letal de gripa aviar que recientemente causó la muerte de 21 cóndores. La preocupación es tan alta que las autoridades de EE. UU. concedieron la aprobación de emergencia para una nueva vacuna que se espera los proteja.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas