Crisis internacional por golpe de Estado en Níger

¿Más vale malo por conocer que malo conocido? Fotografía: Balima Boureima/Reuters

Tras el golpe de Estado en Níger han aumentado las tensiones entre líderes africanos y, también, entre los golpistas y occidente.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO por sus siglas en francés) le dio un ultimátum a los líderes del putsch señalando que tenían una semana para devolverle el poder al depuesto presidente Mohamed Bazoum, si no se quieren enfrentar a sanciones económicas e incluso una intervención militar. Los gobiernos militares de Burkina Faso y Mali se manifestaron ante el anuncio de la CEDEAO, advirtiendo que cualquier acción militar en contra de los líderes golpistas nigerinos sería interpretado como una declaración de guerra en contra de sus países.

Occidente preocupado (por sus biz)

El derrocamiento de Bazoum es el séptimo golpe militar en África Occidental en tres años y la comunidad internacional se manifestó en contra. Estados Unidos, Francia y Alemania pidieron también el retorno de Bazoum al poder.

Las preocupaciones de occidente son dos. De un lado, Níger es importante en los esfuerzos de seguridad y en la lucha contra las fuerzas radicales islámicas que hostigan a varios gobiernos de la región y, por el otro, se encuentra el uranio, pues Níger es el séptimo productor mundial y suministra una cuarta parte de las reservas de la Unión Europea. 

Adicional a eso también está la preocupación por la intervención de Rusia. El polémico grupo Wagner apoya los gobiernos de Mali y Burkina Faso, y tiene intereses económicos en la minería africana. Por su parte, las protestas en Niamey han tomado la embajada francesa como blanco y han mostrado apoyo a Rusia y Putin.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas