Orgullo LGBTTIQ+: La historia detrás de este día conmemorativo

Fotografía: EFE

El Día Internacional del Orgullo LGBTTIQ+, mejor conocido como el día del Orgullo Gay, se celebra anualmente el 28 de junio. Las actividades que se suelen realizar en la jornada tienen el objetivo de hacer un llamado a la tolerancia y a la lucha por la igualdad y la dignidad de las personas que pertenecen a la comunidad.

Historia del día del Orgullo

El Día Internacional del Orgullo LGBTTIQ+ se celebra el 28 de junio, porque en 1969 tuvieron lugar los disturbios de Stonewall, en Nueva York. Dicha fecha estuvo caracterizada por un gran número de manifestaciones espontáneas y violentas en contra de una redada policial desarrollada en el pub Stonewall Inn, ubicado en el barrio Greenwich Village, uno de los pocos espacios en los que los homosexuales estaban libres de discriminación.

Ese 28 de junio, la policía intentó arrestar a varias de las 200 personas que se encontraban en Stonewall Inn sin ninguna razón de peso. En vez de permitir que el hostigamiento siguiera, las personas se resistieron y a eso de la 1:20 de la mañana inició una batalla a la que se fueron uniendo más y más miembros de la comunidad LGBTTIQ+. Dicho evento fue el punto clave para el inicio de una serie de hechos similares que tuvieron lugar en Nueva York y, con el paso del tiempo, el modo de lucha se fue replicando en todo Estados Unidos y el resto del mundo.

Pink washing y el problema de la mercantilización

La celebración del día del orgullo suele desarrollarse por medio de marchas que tienen lugar en todo el mundo. Los símbolos LGBTTIQ+ se exhiben mientras que se desarrollan actividades con motivo de reivindicación social y política para la comunidad. A pesar de que en el marco de la celebración sí han tenido lugar avances importantes para la disputa en pro de los derechos, la expansión de la lucha también ha puesto a los participantes en la lupa de las grandes empresas que, de un tiempo para acá, han querido sacar provecho para lucrarse a través de una participación superficial.

Así las cosas, el “pink washing“, o lavado rosa en español, es una estrategia de marketing que se desarrolla con el objetivo aumentar el lucro y la visibilidad de ciertas empresas, por medio de la apropiación de los símbolos del orgullo. Para hacerle frente al problema, varias organizaciones LGBTTIQ+ han realizado estrategias que intentan devolverle la atención a lo verdaderamente importante, es decir, a la reproducción y solución de los reclamos históricos de su comunidad, mientras que luchan contra las lógicas del capital.

En Bogotá, por ejemplo, se realiza una contramarcha del orgullo, paralela a la organizada por el distrito, que es iniciativa de los sectores más marginados de la comunidad. En ese espacio popular predomina la lucha política y se excluyen a las grandes marcas, junto a toda su propaganda.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas