Petro pone las bases de su programa en su primer año. ¿Aguantarán el peso?

Fotografía: Juan Diego Barrera

Gustavo Petro ya lleva un año en el poder. En nuestro balance del primer año del gobierno nos centramos en los temas de Paz Total y seguridad, la economía y los retos para el restante 75%.

Paz total y seguridad 

Es fácil creer que el país está peor que nunca en materia de seguridad, dado que el esfuerzo por llevar a cabo un programa de “paz total” choca con hechos violentos, continuos y provenientes de grupos que afirman estar comprometidos con la visión presidencial de la salida al conflicto.

Sin embargo, los datos demuestran que la realidad es menos oscura, pero más compleja: En comparación con el mismo periodo del Gobierno pasado, hay reducciones evidentes en materia de confinamiento de civiles, desplazamientos forzosos, emboscadas a la Fuerza Pública y en cuanto a enfrentamientos entre grupos armados y autoridades. Pero también hay aumentos en homicidios en general —y específicamente de excombatientes—, así como secuestros, hectáreas de coca y extorsiones.

¿La razón? Los esfuerzos por concretar la paz derivan en grupos armados con capacidades operativas limitadas —o comprometidas a limitarse—, pero que de todas formas luchan por el control territorial y en acciones para financiarse.

Además, el Gobierno tiene buena parte de la culpa si se revisa por qué las Fuerzas Armadas oficiales también han estado limitadas. El anuncio de cese al fuego con cinco estructuras criminales el pasado 31 de diciembre fue un fiasco por improvisado, y en cuestión de días fue negado por el ELN. Además, los ceses con el Clan del Golfo y la disidencia del Estado Mayor Central tuvieron que ser levantados por la falta de mecanismos de verificación claros y los copiosos incumplimientos denunciados por las autoridades.

El inicio del cese al fuego bilateral con el ELN por 180 días, a nivel nacional y con un sistema robusto de verificación nacional e internacional, es sin duda el mayor logro de la “Paz Total” hasta ahora. Además, vino acompañado del lanzamiento de su sistema de participación nacional y un cronograma para concretar las negociaciones con la guerrilla activa más antigua del continente. 

El desempeño de la economía

Son varios los aspectos positivos. La Reforma Tributaria fue un logro que le permitió al gobierno mantener bajo control las finanzas públicas. También se destaca el cumplimiento de la regla fiscal —fundamental para  el manejo responsable del endeudamiento público.

La incertidumbre inicial respecto al gobierno de Petro repercutió negativamente en el mercado cambiario y la inflación. Sin embargo, ambos temas mejoraron en el transcurso del año. El dólar arrancó en aumento y superó la barrera de los cinco mil pesos en noviembre pasado. Recientemente, el peso ha ganado terreno y se ha revaluado en un 17% en 2023, lo cual la pone como una de las monedas con mejor desempeño en el mundo.

La inflación alcanzó un pico de 13,34% en marzo pasado, pero desde entonces ha estado cayendo y llegó al 12,13% en junio.

El  desempleo también han mostrado una tendencia positiva. En junio pasado, bajó a 9,3% y además ha mejorado la tasa global de participación y se ha reducido la brecha de género.

En términos de los desaciertos, resalta el manejo errático de la política mineroenergética. El discurso sigue apuntando a la reducción de la dependencia en el petróleo, pero no hay lineamientos claros de cómo hacer la transición de manera razonable y sin poner en riesgo la economía del país.

Pese a los buenos resultados, el sector privado mantiene sus reservas sobre la gestión de Petro, lo cual afecta las decisiones de inversión y eso podría afectar el desempeño económico en los próximos años.

Petro echándole ojo a lo que se le viene. Fotografía: Cristian Bayona vía Getty Images

Retos para la administración Petro 

A pesar de la aparente calma inicial, los primeros 365 días de gobierno estuvieron marcados por escándalos, críticas y la ruptura de su gabinete. Además de los problemas ya mencionados, les presentamos los principales retos que tendrá el presidente en el tiempo que le queda de gestión: 

Sin coalición: con el Pacto Histórico en posición minoritaria, en su segundo año legislativo Petro deberá encontrar una manera eficaz de generar los espacios de diálogo y consenso que se necesitan para que sus reformas y proyectos sean tramitados y ejecutados. 

Elecciones regionales:los resultados de las locales servirán para medir si la ciudadanía todavía respalda el proyecto del Pacto Histórico. Para que la jornada sea positiva, el presidente deberá esforzarse por recuperar la confianza que, parece, se ha perdido.

Liderazgo regional e internacional: el Gobierno deberá seguir estructurando y concretando su plan de trabajo para que sus propuestas respecto a la transición energética puedan alinearse con los objetivos que ya están trazados por organizaciones como Naciones Unidas y otros tratados internacionales, pues sin el apoyo y convencimiento de las mismas será extremadamente difícil que se alcance lo esperado.

Inclusión: el Gobierno ha sentado ejemplo de inclusión nombrando personas que tradicionalmente no han detentado cargos de poder, como mujeres, afrocolombianos e indígenas.Debe seguirle apostando a la inclusión, reforzando las estrategias que ya existen para garantizar la paridad de género y el aumento de la participación de otras minorías, mientras se incrementa el acceso a oportunidades. 

Así imaginamos a Petro escuchando la transcripción de nuestro análisis 😎 Fotografía: El Tiempo

5 hitos clave

  1. El presidente Petro restableció las relaciones con Venezuela. Se nombraron embajadores, volvieron las misiones diplomáticas y fluyó nuevamente el comercio bilateral. Fue un giro muy positivo en la agenda internacional del país. Sin embargo, el gobierno podría intentar ser más crítico respecto al régimen de Maduro para tratar de lograr mayores compromisos y garantías por parte del gobierno venezolano.
  2. Antes del escándalo de Nicolás Petro Burgos, la administración Petro fue sacudida por el escándalo de Laura Sarabia y Armando Benedetti, entonces jefa de Gabinete y embajador ante Venezuela, respectivamente. La intrincada trama empezó con un polígrafo en el Palacio de Nariño a la empleada doméstica de Sarabia por un dinero en efectivo perdido y ya ha implicado la renuncia de dos de las figuras más cercanas al presidente, la apertura de una compleja investigación y el suicido del coronel Óscar Dávila, jefe del grupo anticipativo de seguridad de Presidencia.
  3. En la arena internacional, Petro se ha destacado por tener un discurso elocuente y persuasivo que articula y busca posicionar a Colombia como líder regional ante problemáticas ambientales con raíces en las economías ilegales. Pero falta trecho para materializar ideas como el intercambio de deuda pública por protección de selvas y bosques o la estructuración de proyectos de regulación de narcóticos. Es posible que se avance en esos sentidos y otros pronto, gracias a que esa insistencia internacional ha resultado en procesos de coordinación con otros países, como la actual Cumbre de la Amazonía. Sin embargo, hay que decir que el país vive una de sus más pronunciadas mejorías en materia de control de la deforestación
  4. La disputa por el proyecto de reforma a la salud, encabezado por la polémica exministra Carolina Corcho, fue uno de los principales gastos de capital político y fuente de detractores del Gobierno. Incluso, ha motivado la salida de al menos cuatro ministros. 
  5. Pasaron más de 150 días desde la salida de Patricia Ariza en el primer remezón de gabinete, y fueron enviadas centenares de cartas de artistas y trabajadores del sector dirigidas al presidente. Pero, al fin, desde el pasado miércoles, Colombia volvió a posesionar a alguien respetado en el gremio como ministro de cultura: Juan David Correa.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas