Feminicidio de Erika Aponte: desafortunadas declaraciones de Claudia López

Claudia López tirándose su clásica “se hizo lo que se pudo”. Fotografía: Archivo

El pasado domingo, 14 de mayo, en el marco de la celebración del Día de la Madre, ocurrió un desgarrador feminicidio en el centro comercial Unicentro, en el norte de Bogotá. Según los reportes oficiales, Cristian Rincón, expareja de la víctima, le disparó a Erika Aponte para luego intentar quitarse la vida. Lastimosamente, la mujer murió al instante, mientras que Rincón fue trasladado a un centro médico en el que murió después de algunas horas.

Tiempo después se conoció que Erika había ya había denunciado la situación de violencia y peligro que se encontraba viviendo por culpa de su expareja. Respecto a eso, Claudia López, alcaldesa de Bogotá, se pronunció por medio de un polémico vídeo en el que, más que solidarizarse, hizo entender que la víctima tenía parte de culpa en lo sucedido, mientras intentaba lavarle la cara a la gestión de los mecanismos que el gobierno ofreció en ese caso.

¿Cuál es el problema con lo que dijo Claudia López?

Por medio de un video publicado en su cuenta de Twitter, la alcaldesa contó que Aponte se habría acercado a la Secretaría de la Mujer, la semana pasada, para denunciar un caso de violencia que databa desde hace 11 años. López fue enfática en que la víctima se negó a irse, junto a su hijo, a una casa de refugio, confiando en que haberse mudado para Suba sería suficiente para mantenerse alejada de su victimario.

A pesar de que al final del vídeo López hizo un llamado a la no revictimización, sus palabras indicaron todo lo contrario. Por este motivo, después de que las declaraciones salieron a la luz, la alcaldesa recibió una oleada de críticas en las que se le recalcaba su incoherencia y se le señalaba por insinuar que el lamentable asesinato era, en parte, consecuencia de que la víctima no se acogiera a un procedimiento que, al final, es poco garante.

Crisis en la atención a las violencias basadas en género

Tras lo sucedido el 14 de Mayo, los familiares de Aponte denunciaron negligencia por parte de las autoridades. Según Nazario Aponte, padre de la víctima, las amenazas hacia ella y su familia sólo incrementaban con el paso de los días, incluso después de que tanto la Secretaría de la Mujer como la policía conocían el caso, pues Erika ya se había acogido a una medida de aseguramiento.

Así las cosas, contrario a lo que la alcaldesa pudo insinuar, Colombia tiene un grave problema de atención y manejo de las violencias basadas en género. Es tal la magnitud que, por iniciativa de la senadora María José Pizarro, en el articulado del Plan Nacional de Desarrollo (PND) se incluyó un artículo que declara la emergencia por esos casos, pues hasta ahora las medidas existentes parecen ser, casi todas las veces, insuficientes para proteger a las mujeres.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas