¿Llegó el fentanilo a Colombia? Mitos y verdades sobre su uso y comercialización

Imagen: Revista Rolling Stone

Después de que las autoridades anunciaran la incautación de 163 presuntas ampolletas de fentanilo en la localidad de Kennedy, las alarmas de la comunidad y la opinión pública se dispararon. Según el fiscal general, Francisco Barbosa, no se había reportado en Colombia, hasta el momento, la presencia de dicha sustancia en tal magnitud y, como con todo lo desconocido, las preocupaciones al rededor del medicamento tienen que ver con la falta de certeza respecto a sus efectos, su capacidad de ser mortal y, el tema sobre el que más se especula, el verdadero nivel de comercialización en el país.

Así las cosas, teniendo en cuenta el panorama de terror e incertidumbre, nos pusimos en la tarea de investigar sobre el fentanilo en Colombia. Si bien la drogadicción es un problema de salud pública, la mayor herramienta que existe para hacerle frente es la información verídica, no el estigma.

Entonces, empecemos por el principio:

¿Qué es, exactamente, el fentanilo?

El fentanilo es un opioide agonista sintético que se utiliza como analgésico. Su efecto es similar al de la morfina, pero tiene un poder de acción que es entre 50 y 100 veces más potente. Generalmente se receta a pacientes con dolores intensos postquirúrgicos, o aquellos con dolor crónico que presenten resistencia a otro tipo de opioides. Al ser una sustancia que actúa como depresora del sistema nervioso, dependiendo de la dosis que se administre sobre el organismo, el fentanilo puede presentar efectos, deseados o no, dentro de los que resaltan:

  • Disminución o pérdida de la consciencia
  • Confusión
  • Sedación o sensación de estados de calma
  • Analgesia
  • Euforia
  • Náuseas
  • Boca seca
  • Retención urinaria o fecal
  • Depresión cardiorespiratoria
  • Muerte

Si les interesa saber más sobre los efectos del fentanilo en el organismo y las consecuencias de la desinformación que existe al respecto, les recomendamos que revisen este hilo de Échele Cabeza.

La verdad sobre el fentanilo en Colombia

Como se mencionó con anterioridad, las declaraciones de Barbosa respecto a la incautación de fentanilo en el país causaron temor en la comunidad. Poco tiempo después, y gracias a algunos expertos, pudimos saber que en sus palabras hubo imprecisiones. A pesar de que sí nos encontramos frente a un problema de salud pública, la situación con la sustancia en Colombia está lejos de parecerse a la que atraviesa Estados Unidos, el país con mayor índice de adicción y mortandad relacionada con el medicamento.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que existen dos tipos de fentanilo. A saber, uno de uso farmacéutico —que se utiliza, desde hace años, en los hospitales del país—, y otro que se conoce como su análogo sintético, el verdadero responsable de las 100.000 muertes en Estados Unidos, que se fabrica ilegalmente en cocinas clandestinas. A pesar de que, en efecto, son sustancias diferentes, ambas son utilizadas en la actualidad como estupefacientes.

Contrario a lo dicho por Barbosa, el fentanilo que encontraron en Kennedy es el de uso farmacéutico. La manera más fácil de diferenciarlos es que el análogo sintético viene en forma de pastillas, distinto al líquido que se observa en el video difundido por las autoridades. Hasta ahora, en Colombia solo ha habido un caso reportado de fentanilo análogo y, al final, se dictaminó que su presencia obedeció a un hecho aislado que no es suficiente para asegurar que, en efecto, existe una línea de tráfico en la región.

En palabras del equipo de Échele Cabeza, es importante tener en cuenta la distinción entre el captagon y el fentanilo. La primera sustancia, a pesar de ser una anfetamina, suele confundirse con la segunda. Se especula que la droga marrón que se observa en el video, y que se identificó como fentanilo, por su color y modo de presentación puede ser captagon. Eso cambiaría considerablemente el panorama.

¿Qué implica el hallazgo del fentanilo médico en el país?

Antes de que se diera la incautación de las 163 ampollas, ya estaba rondando en el debate público el rumor de que se estaba encontrando fentanilo en el tusi —una droga que resulta de la mezcla de varias sustancias— que se trafica en el país. Lo cierto es que, a pesar de que la presencia del fentanilo médico en una cocina clandestina sí podría tener que ver con la fabricación del tusi, lo más posible es que las jeringas que encontraron estuvieran dispuestas para ser comercializadas por aparte. Según expertos, la demanda del producto ha crecido gracias a la curiosidad que produce. Hasta ahora no hay pruebas contundentes que permitan afirmar la existencia de una red de tráfico de fentanilo en su forma sintética análoga.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas