FMI aprieta la tuerca de la economía argentina

Fondo Monetario Internacional

A juzgar por las caras, llamaron a la persona que tomó la foto y no tenía el celular en silencio. Fotografía: Getty Images

El Fondo Monetario Internacional aprobó la cuarta revisión del acuerdo que firmó con Argentina en enero de 2022. De esta manera, la Casa Rosada dispondrá de 5400 millones de dólares que contribuirán a la estabilización del peso y a frenar la inflación. Además de los fondos, el FMI flexibilizó la meta de acumulación de reservas internacionales en vista de que se había vuelto imposible de cumplir porque por la sequía —la peor en 60 años— los ingresos por exportaciones agropecuarias caerán en aproximadamente 20.000 millones de dólares. Sin embargo, como es usual, la gestión del FMI viene con duras condiciones.

El acuerdo en contexto

En enero del año pasado, Argentina logró un acuerdo con el FMI para refinanciar los vencimientos de capital e intereses de un crédito por 44.000 millones de dólares que el gobierno del entonces presidente, Mauricio Macri, había obtenido en 2018 como rescate financiero por una crisis que devaluó fuertemente el peso. Entonces, Argentina se comprometió a reducir el déficit fiscal al 0,9% del PIB para 2024. El acuerdo incluye revisiones trimestrales durante dos años y medio, con desembolsos para hacer frente a los pagos acordados por el gobierno anterior. Al final del programa, Argentina seguirá debiendo los 44 mil millones de dólares y el pago se reiniciará en cuatro años y medio.

La nueva vuelta de tuerca

La liberación de los 5400 millones de dólares aprobada este fin de semana hace que los desembolsos lleguen ya a 28,900 millones. Sin embargo, casi la mitad de los nuevos fondos serán usados para pagarle al FMI las cuotas de la deuda del crédito del 2018. Además, el FMI no está muy contento con los resultados del programa de reducción de la inflación, la cual superó el 100% anual, por lo que le hizo una serie de nuevas exigencias al gobierno argentino:

  • Mayor disciplina fiscal, incluyendo una reducción en los subsidios a la energía y la asistencia social.
  • Mantener tasas de interés reales positivas para combatir la inflación y respaldar la demanda de activos en pesos.
  • Medidas más drásticas para reducir la brecha cambiaria y mejorar la competitividad, incluyendo una racionalización del régimen cambiario y agilización de exportaciones.
  • Limitar las intervenciones del Banco Central en los mercados secundarios de bonos solo para abordar los riesgos de estabilidad financiera.

Al FMI le preocupa que el gobierno de Fernández sucumba a la presión popular y las necesidades políticas de un año electoral y no se cumplan sus recomendaciones. Por esto, es previsible que se requieran nuevas exigencias.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas