Protestas en el Líbano en medio de profundización de la crisis económica

Cajero automático vandalizado en Beirut. Foto: Reuters/Mohamed Azakir
Un cajero automático vandalizado en Beirut. Fotografía: Reuters/Mohamed Azakir

Miles de personas salieron a protestar en Beirut por la extrema devaluación de la lira libanesa y la consecuente caída del poder adquisitivo de las personas. El Líbano, que se conoció como la Suiza del Medio Oriente, está en una profunda crisis económica desde 2019 y las élites políticas no han tenido la voluntad para adelantar las reformas necesarias y combatir la corrupción.

Causas de la crisis

La crisis es consecuencia del mal uso y el gasto indebido de los ahorros de los ciudadanos por parte de los gobiernos del país y su Banco Central durante un período de 30 años. El Banco Mundial la calificó como una “depresión deliberada” orquestada por la élite del país que capturó durante mucho tiempo al Estado, vivió de sus rentas económicas y las gastó en edificios lujosos o centros comerciales, en vez de invertir los recursos en infraestructura básica para la población. De hecho, el sistema financiero del Líbano se ha descrito como una pirámide a nivel nacional, en el que se hacen nuevos préstamos para pagar las deudas existentes.

Devaluación y pobreza

Hasta 2019, la tasa de cambio se mantuvo fija en 1500 liras por dólar y la economía se mantenía gracias al turismo, las remesas y el apoyo económico de los países del Golfo. Sin embargo, la influencia creciente de Irán en el Líbano llevó a que el apoyo de estos países cesara y se agotaran las reservas de divisas. La crisis estalló en 2019 cuando el Banco Central se vio obligado a devaluar la lira a 15,000 liras por dólar con lo que la moneda perdió el 98% de su valor. Desde entonces, se han impuesto estrictos controles en los bancos y las personas solo pueden retirar un máximo de 400 dólares al mes.

El PIB del país se contrajo un 58.1%, la deuda del país aumentó a 170% del PIB en 2020. Como resultado, la pobreza ha aumentado drásticamente y se estima que el 80% de la población puede ser clasificada como pobre.

¿Qué sigue?

El Líbano ha estado dolarizado por más de 40 años, por lo que se considera que la libra libanesa está prácticamente muerta y debe ser reemplazada por otra moneda. Esto podría significar adoptar dólares estadounidenses a una tasa de cambio fija o crear una nueva moneda respaldada por dólares, lo que reduciría significativamente la capacidad del banco central para emitir y regular la moneda. Pero esta solución requiere reformas institucionales que han sido evadidas por décadas.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas