Erdogan, Putin y Occidente: juego diplomático por el acuerdo de granos en el mar Negro

Foto de un depósito de grano en una terminal portuaria dañada tras un ataque ruso con drones en el río Danubio, en la región ucraniana de Odesa, en agosto de 2023.
En esta foto de los restos de un depósito de cereales que fue destruido por un ataque ruso se ilustra que Putin es como el dermatólogo: va directo al grano. Fotografía: The Guardian

Los presidentes de Rusia y Turquía, Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan, se reunieron en Sochi, Rusia, para discutir la posibilidad de reanudar el acuerdo que facilitaría la exportación de granos ucranianos a través del mar Negro. Este acuerdo fue inicialmente orquestado por la ONU y Turquía y ha tenido un impacto significativo en aliviar la crisis alimentaria global al permitir que el grano ucraniano llegue a los mercados internacionales.

Rusia se retiró de este acuerdo en julio, alegando que sus propias exportaciones de alimentos y fertilizantes enfrentaban serios obstáculos. Tras el encuentro, Putin señaló que la suspensión del pacto no ha producido ninguna crisis en los mercados globales de granos. También afirmó que Rusia podría considerar su regreso al acuerdo si se levantan las restricciones occidentales a las exportaciones agrícolas rusas. La lista de demandas incluye las siguientes:

  • Eliminación de restricciones en pagos, logística y seguros.
  • Reconexión del Banco Agrícola Ruso al sistema internacional de pagos Swift.
  • Reanudar una tubería crítica de transporte de amoníaco que va de Rusia a Odesa, en Ucrania.

Los países de Occidente critican la posición de Putin señalando que las sanciones no incluyen obstáculos a la exportación de cereales ni fertilizantes rusos. También señalaron estar de acuerdo con restablecer la tubería de amoníaco, si Ucrania acepta. 

Implicaciones globales

Hay dos temas importantes. Primero, con la reunión, Erdogan busca solidificar su posición como mediador de Occidente ante Rusia, por ser miembro de la OTAN. Sin embargo, su lealtad con la alianza no es la más férrea y ha mostrado disposición a divergir cuando cree que está en el interés de Turquía hacerlo.

Esta postura dual de Erdogan ha generado escepticismo entre los aliados de la OTAN, que cuestionan dónde yacen realmente sus lealtades. Además, la decisión de Rusia de retirarse del acuerdo y sus consecuentes ataques a las instalaciones de grano ucraniano han generado más tensiones, especialmente porque Rusia y Ucrania son dos de los principales productores agrícolas del mundo.

Segundo, las disputas sobre el tema de la provisión de granos se han convertido en una importante guerra de propaganda entre Rusia y Occidente. Ambos lados tratan de convencer a los países más pobres de que es el bando opositor el culpable de la inflación y la escasez de grano.

No obstante, las implicaciones van más allá de la política y tocan la vida cotidiana de las personas. El juego diplomático en torno al acuerdo de exportación de granos del mar Negro se convierte, por lo tanto, en una cuestión que trasciende las fronteras nacionales para afectar la economía y el bienestar global, en particular el de poblaciones muy vulnerables.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas