Así fue el rescate de los niños perdidos en el Guaviare

Fotografía: Archivo EFE/ Fuerzas Militares de Colombia

Tras un accidente aéreo, hace poco más de cuarenta días, cuatro niños, pertenecientes a la comunidad huitoto, desaparecieron en la selva del Guaviare. Tuvieron que pasar 16 días antes de que se pudieran encontrar los restos de la aeronave y en el avión fueron encontrados los cuerpos sin vida del piloto, Hernando Murcia Morales; el copiloto, Herman Mendoza Hernández; y Magdalena Mucutuy Valencia, la madre de los menos. El viernes 9 de junio, miembros de comunidades indígenas y de la Fuerza Pública que llevaban a cabo arduas labores de búsqueda para encontrarlos confirmaron que fueron rescatados.

Rescate de los niños

Después de que se encontraran algunas huellas y un tetero en la zona selvática, las Fuerzas Militares iniciaron la Operación Esperanza, en la que participaron 120 militares y 73 indígenas provenientes de diferentes comunidades. En un principio, desde el aire se les transmitió a los niños múltiples mensajes de aliento e instrucciones con la esperanza de que escucharan y se movieran hacia el personal que se encontraba en tierra. Adicionalmente, lanzaron kits con comida, juguetes y elementos de primeros auxilios que les servirían para sobrevivir en la selva.

A pesar de que en las primeras semanas no hubo resultados ni hallazgos significativos, la operación nunca dejó de mantenerse activa. Todo cambió el pasado miércoles 7 de junio, cuando las Fuerzas Militares confirmaron que tenían indicios importantes, dentro de los que resaltaba la desaparición de Wilson, un perro entrenado para encontrar a los desaparecidos. Se esperaba que el motivo de su ausencia fuera que los menores se habían quedado con él.

Así las cosas, finalizando la tarde del viernes 8, fueron encontrados Lesly Mucutuy, de 13 años; Soleiny Mucutuy, de 9 años; Tien Noriel Ranoque Mucutuy, de 4 años; y, finalmente, Cristin Neriman Ranoque Mucutuy; que acababa de cumplir su primer año de vida. El presidente de Colombia, Gustavo Petro, confirmó algunas horas después que los niños, contrario a algunas especulaciones, no se encontraban en manos de ninguna comunidad indígena y tampoco de algún grupo al margen de la ley, sino que lograron sobrevivir, por sus propios medios, 40 días solos en la selva. Actualmente, los menores se encuentran recuperándose en el Hospital Militar Central de Bogotá. Según los primeros informes médicos, habrían llegado al centro de salud en condiciones clínicas aceptables.

¿Cómo pudieron sobrevivir?

Según el portavoz de las Fuerzas Militares del país, los niños sobrevivieron, en gran parte, por el conocimiento de la selva que deriva de su origen indígena. En un principio, se sabe que se alimentaron de tres kilos de farina, mejor conocida como harina de yuca. Después de que se quedaran sin ese alimento —y después de haberse quedado esperando cuatro días al lado de los restos de la avioneta— , los menores decidieron moverse por el territorio para encontrar algún lugar que les facilitara mantenerse con vida, en ese camino lograron sobrevivir comiendo frutas silvestres y tomando agua de los ríos..

Miedo al rescate

Narciso Mucutuy, el abuelo de los sobrevivientes, aseguró que el intento de supervivencia de los niños estuvo atravesado por mucho temor. En sus palabras, cuando visitó a sus nietos en el hospital, Lesly le contó que ella y sus hermanos guardaban silencio a propósito cada vez que escuchaban ruidos de helicópteros, también que intentaban mantenerse inmóviles y escondidos cuando observaban a los buscadores acercándose, pues tenían miedo de que les pudiera pasar algo.

Tras esas declaraciones, Mucutuy advirtió que el miedo tuvo que ver con los años de abuso que han sufrido, a manos de Manuel Ranoque, padre de los menores. En ese sentido, Lesly estaría acostumbrada a esconderse en el monte con sus hermanos para huir de los abusos, entre de los que se está un presunto intento de violación. Después de que el rescate tuviera resultados exitosos, el abuelo de los niños está intentando que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) le otorgue la custodia de los cuatro niños.

Manuel Ranoque señaló que las acusaciones son falsas y dijo que después de que salieran a la luz, las autoridades no le han permitido ver a sus hijas, por lo que sólo ha podido tener contacto con los varones. También aseguró que está siendo investigado por el ICBF. A pesar de que aceptó haber agredido a su difunta esposa, dijo que en su mayoría fueron producto de discusiones verbales que no llegaron a instancias graves, contrario a lo que sostuvo Narciso Mucutuy.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas