Sudáfrica piensa salir de la Corte Penal Internacional para no juzgar a Putin

Cyril Ramaphosa, presidente sudafricano. Fotografía: Gobierno de Sudáfrica

El Congreso Nacional Africano (CNA) —partido gobernante de Sudáfrica— está impulsando que el país abandone el Estatuto de Roma, el tratado fundacional de la Corte Penal Internacional (CPI), según palabras del presidente, Cyril Ramaphosa. El alto mandatario realizó el anuncio justo después de que se reuniera el Comité Ejecutivo Nacional, en plena polémica por la posible asistencia de Vladímir Putin a la próxima cumbre de jefes Estado y de Gobierno del bloque de economías emergentes BRICS.

Como les contamos, el tribunal de justicia internacional emitió el mes pasado una orden de arresto en contra del presidente ruso por presuntos crímenes de guerra, perpetrados en el marco de la guerra. Al ser miembro de la CPI, Sudáfrica estaría obligada a cooperar en el arresto de Putin en caso de que llegara a su territorio. No obstante, Ramaphosa no ha confirmado si detendría a Putin en caso de que asista a la cumbre.

Según Ramaphosa, la decisión de salir de la CPI está siendo tomada, en gran parte, en desacuerdo con la manera en la que la Corte está lidiando con “ese tipo de problemas”, refiriéndose a la condena de Putin, argumentando que el presidente ruso sería víctima de un “trato injusto”. El partido de gobierno afirmó que la decisión de arrestarlo o no todavía se encuentra en consideración, por lo que solo se hará pública cuando se haya terminado de pensar y solucionar. A pesar de todo lo anterior, Sudáfrica asegura haber adoptado una posición neutral frente a la guerra en Ucrania.

Ya ha pasado antes

En el año 2015, Sudáfrica se vio envuelta en una situación parecida cuando Omar al-Bashir —presidente de Sudán en el momento que tenía una orden de arresto por crímenes de guerra y lesa humanidad— asistió a una cumbre de la Unión Africana (UA) en Johannesburgo. El Gobierno sudafricano alegó que no podía arrestar al señalado debido a su inmunidad diplomática y lo dejó aterrizar en el país. El mandatario tuvo que regresar a su nación en menos de 48 horas para no tener problemas con la justicia, pues la CPI había ordenado su detención.

Meses después, la CPI abrió un procedimiento contra Sudáfrica por su falta de colaboración, pero en el año 2017 rechazó remitir el caso al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pensando en proteger alguna cooperación futura con el país. El primer intento sudafricano por salir de la Corte fue en el 2016, pero un año después la justicia de la nación consideró inválida la decisión.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas