Trump detenido en Georgia por intentar revertir resultados de Elecciones 2020

Justo lo que uno esperaría del mugshot de Trump. Fotografía: Oficina del Sheriff del Condado de Fulton

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue arrestado en Georgia bajo acusaciones de conspiración para revertir los resultados de las elecciones de 2020. Este incidente representa la primera vez que un expresidente estadounidense ha sido fotografiado y fichado de esta manera.

Trump se entregó en la cárcel del condado de Fulton, en Georgia, donde fue procesado como cualquier otro acusado. A pesar de sus esfuerzos por evitarlo, las autoridades tomaron su fotografía policial y registraron sus huellas dactilares. Esta fotografía marca un momento histórico, siendo la primera vez que un exmandatario de EE. UU. es fotografiado de este modo. Además de estas medidas, se registró su peso en 97 kilos. Aunque Trump describió el caso como “una farsa de justicia“, fue liberado poco después de pagar una fianza de 200 000 dólares, monto acordado por sus abogados con la Fiscalía. Su arresto ocurrió en horario estelar, supuestamente por petición del propio Trump, en un intento de desacreditar las acusaciones. Este hecho marca la cuarta vez en cinco meses que el exmandatario ha sido detenido en relación con un caso penal.

Las acusaciones

Trump enfrenta serias acusaciones en Georgia por intentar subvertir la voluntad del electorado tras su derrota en 2020. Se le escuchó presionando a un alto funcionario electoral de Georgia para que “encontrara 11 780 votos” durante el conteo. Los 13 cargos contra él incluyen delitos como extorsión, conspiración para suplantar a un funcionario público y hacer declaraciones falsas. Giuliani y Meadows, exfuncionarios de su administración, también están implicados y, como él, se entregaron a las autoridades en Georgia.

La acusación contra Trump y sus aliados se fundamenta en la ley estatal RICO de Georgia, diseñada originalmente para procesar líderes de organizaciones criminales complejas. Los fiscales sostienen que la campaña de Trump constituye la empresa criminal con el objetivo de revertir el voto popular en Georgia. Si Trump es condenado por un delito estatal en Georgia y luego es elegido presidente, no tendría el poder de perdonarse a sí mismo por ese delito estatal, como sí podría hacerlo si la condena fuera por un delito federal. Además, en el estado de Georgia, existe una normativa que estipula que un individuo condenado debe cumplir al menos cinco años de su sentencia antes de que se pueda considerar otorgarle un indulto a nivel estatal. Por lo tanto, aunque Trump llegara a ser presidente nuevamente, no podría eludir esta regla estatal.

Recibe newstro boletín gratuito

Newspresso te ofrece una selección cuidadosa de las noticias más relevantes de Colombia y el mundo para que empieces tu día con los ojos bien abiertos.

Noticias relacionadas